Skip to content Skip to footer

La dulzura brasileña

Descubrimos una pastelería de sabores brasileños. Su dueña, Marina Da Silva, oriunda de Santa Catarina, nos abrió las puertas para probar exquisiteces.

El destino y el amor hicieron que Marina Da Silva dejara su Brasil natal para instalarse en Mendoza y abriera su propia pastelería, la primera en elaborar productos tradicionales brasileños en la provincia.

Desde que entramos al local Dulce Marina, la cultura carioca nos atrapó; las frutas frescas, los letreros de frascos en portugués, las banderas de Brasil y Argentina y el personal hablando en «portuñol». Y es que allí conviven las dos culturas.

Galletitas, budines, bombones, tartas frutales, Cuecas Viradas, postres y tortas artesanales con cremas son una gran tentación; todo con su sabor, color y decoración característicos. Pero… ¿cómo es la pastelería brasilera? «Es sabor concentrado y combinación justa de ingredientes que no empalagan; al momento de degustar una torta, por ejemplo, uno siente bien diferenciados los sabores», resalta la pastelera.

Y en cuanto a la fidelidad de los productos brasileros, Da Silva revela que su secreto es seguir las recetas tradicionales de su país y las que se hacían en su casa. Además de usar los ingredientes infaltables: la leche condensada, la fruta natural, el chocolate, el coco y nada de esencias ni conservantes.

«Me gusta ser fiel a las preparaciones y por suerte consigo casi todos los insumos acá, lo único que traigo de Brasil o que pido que me envíe mi familia son los jugos naturales concentrados de maracuyá, cajú y mango; la mermelada de goiabada -guayaba- y el granulado de chocolate», confiesa la mujer que recuerda sabores de su niñez y los hace realidad en su mesada de trabajo, a miles de kilómetros de su tierra natal.

Marina es amante de su trabajo y nada le da mayor satisfacción que elaborar las tortas tradicionales tal como lucen allá: la Tentación de Maracuyá (mousse de maracuyá y brigadeiro -chocolate con leche condensada-), la Prestigio (crema beijinho -coco con leche condensada- y brigadeiro), la Cuatro Leches (crema de leche, brigadeiro blanco, leche en polvo y leche condensada), la Dos Amores (brigadeiro blanco y negro) y la Nega Maluca, una bien húmeda y «chocolatosa», con cacao, ganache de chocolate y decorada con chocolate en rama.

Y el pastel que más le encargan es el que lleva por nombre el de la Miss Brasil 1954: Marta Rocha; éste combina perfectamente crema moça -leche de coco y leche condensada-, merengue, crocante de nueces y dulce de damasco o ciruela, según el gusto del cliente.

Pero la pastelera también utiliza sabores argentinos ya que su marido es mendocino y entre los dos crean nuevas delicias para su negocio. Como es el caso de los Sequinhos de Coco, una masita seca de maicena y coco natural con dulce de leche y cobertura de brigadeiro. «En esta masita estamos los dos juntos, nuestras dos naciones unidas», remarca.

«Yo amo lo que hago, le pongo muchas ganas, soy dedicada y siempre busco técnicas y sabores nuevos. Intento traer sabores de Brasil para acá y fusionarlos con los argentinos», confiesa Marina.

[alert type=green ]Dulce Marina queda en la calle Santa Fe al 95, de la Cuarta Sección, en Ciudad.[/alert]

[authorbox authorid=»11″ title=»123456789″]

Facebook
Twitter
LinkedIn
La dulzura brasileña - Inmendoza

INSTITUCIONAL

NEWSLETTER

inmendoza

INmendoza.com te propone “Entrar para Salir” y vivir nuevas experiencias. Arte y cultura, gastronomía, costumbres, placeres, salidas, con una mirada fresca, sutil, intrépida e irreverente. Encontrá todas las novedades de restaurantes y bares, relatos de escapadas, artistas emergentes, proyectos sorprendentes y propuestas recomendadas para disfrutar Mendoza.

Políticas de privacidad de datos.

inblanco